Receta-de-tomate-en-conserva-al-bano-de-maria

Cómo hacer tomate en conserva al baño maría

Los tomates son una fruta muy abundante durante el verano, pero si deseas tener su sabor durante más tiempo, siempre puedes plantearte aprender cómo hacer tomate en conserva al baño maría, un método de conservación de alimentos muy tradicional y fácil.

Para esta receta solo necesitarás tarros de cristal y una cazuela con agua, pero, si por casualidad tienes una máquina de baño maría en casa, entonces el proceso será todavía más sencillo y rápido.

Receta de tomate en conserva al baño de maría

Esta receta es un clásico en la mayoría de las casas. Estamos seguros de que alguna vez habrás visto a tú mamá o a tu abuela hacer conserva de tomate. Realmente saber cómo hacer tomate en conserva al baño maría ha sido uno de esos conocimientos que va saltando de generación en generación, siendo una práctica común para poder aprovechar las abundantes cosechas de tomates.

Para esta receta necesitarás los siguientes materiales:

  • Tomates maduros: todo el excedente que tengas sin importar cuál es la especie de tomates que tienes en casa
  • Agua
  • Frascos de vidrio con tapa, preferiblemente hermética
  • Una olla o cazuela alta

El primer paso para aprender cómo hacer tomate en conserva al baño maría, es esterilizar los frascos que vamos a utilizar para nuestra conserva. Para ello, es recomendable hervirlos en agua por aproximadamente 15 a 20 minutos, por supuesto, también tienes que hacer este proceso con las tapas.

Una vez pasado el tiempo, deberás dejarlos escurrir sobre un trapo o toalla limpio. Es importante controlar durante todo el proceso la higiene de los implementos que estaremos usando.

>  ¿Cuál es la temperatura ideal para freír churros?

El siguiente paso es lavar los tomates y escaldarlos. Primero los debemos pasar por abundante agua y posteriormente hacemos un corte en forma de cruz en la punta del tomate, para luego sumergirlo en agua hirviendo por unos segundos hasta que se despegue la piel. Cuando esto suceda, pásalos a agua fría y déjalos allí enfriar hasta que puedas retirar el total de la piel.

Este proceso no solo facilita el pelado de los tomates, sino que además permite eliminar bacterias y microorganismos para evitar que se reproduzcan dentro del frasco.

Tras haberlos pelado, es momento de envasarlos en los tarros de vidrio. Puedes dejarlos enteros o trocearlos, pero es importante que no llenes el frasco hasta el tope, deja al menos 2 centímetros entre la tapa y el contenido, ya que con el calor algunos alimentos pueden crecer.

Una vez envasados, es momento de sumergirlos en una olla con agua hirviendo. El tiempo para el baño maría de una conserva de tomate, es de aproximadamente 20 minutos, puesto que es importante que el agua alcance su punto de ebullición.

Tras este tiempo, dentro de los botes de vidrio se forma un vacío, así que el método de cómo hacer tomate en conserva al baño maría, tiene un efecto similar al de las máquinas de envasado al vacío, pero con otros principios, ya que no todos los alimentos se pueden conservar con este tipo de máquinas.

¡Y listo! Así de fácil has aprendido cómo hacer tomate en conserva al baño maría, así ya no habrá tomate que pueda dañarse en tu casa.

>  Cómo hacer masa de pizza con amasadora

¿Te interesa saber más sobre la conservación de los alimentos? No te pierdas nuestro contenido actualizado.