cómo-limpiar-barbacoa-de-gas

¿Cómo limpiar una barbacoa de gas paso a paso?

Si buscamos buena comida y buena compañía, no hay quien no disfrute de una parrilla con familiares o amigos para pasar el día. Sin embargo, aunque a todos nos encanta comer, no es del agrado de nadie tener que limpiar después de haber cocinado. Para hacer tu tarea como anfitrión más fácil, te enseñamos cómo limpiar una barbacoa de gas en unos pocos pasos.

Con nuestros consejos sobre cómo limpiar una barbacoa de gas, solventarás el tedioso proceso de limpieza de tus utensilios de una manera práctica y rápida, para no quitarte demasiado tiempo ni energía. Así que… ¡Vamos a ello!

¿Por qué debo saber cómo limpiar una barbacoa de gas?

Si has decidido comprar una barbacoa a gas porque has pensado que es más sencilla de mantener y usar, tenemos malas noticias. Sí, tener una de estas tiene algunas ventajas, pero tampoco te salvarás de darle su respectiva limpieza cada vez que la utilices para poder conservarla mejor más tiempo.

Las barbacoas, así como otras máquinas de cocina, necesitan ciertos cuidados frecuentes para alargar su vida útil por mucho más tiempo. Estos cuidados también permiten que las herramientas de cocina funcionen de manera óptima, evitando molestias a la hora de cocinar, como que se te pegue toda la comida o no quede bien cocida.

Además de esto, es crucial mantener la higiene de nuestros utensilios de cocina para evitar enfermedades o intoxicaciones a causa del crecimiento bacteriano que produce la acumulación de residuos de comidas anteriores.

>  Diferencias de barbacoas a gas vs piedra volcánica a tener en cuenta

¿Con qué frecuencia se debe limpiar una barbacoa a gas?

Para los usuarios noveles de las parrillas, una pregunta muy frecuente es la de cómo limpiar una barbacoa de gas, pero también muchos se preguntan cada cuánto deben limpiarlas. Lo cierto es que, como en otras ocasiones te hemos comentado, no existe un intervalo de tiempo recomendado para limpiar tus instrumentos y maquinarias en la cocina.

Lo mejor es observar el estado en que se encuentra tu barbacoa, para saber si necesita o no una limpieza. Pero, generalmente se recomienda que este tipo de utensilios sean limpiados cada vez que se utilicen, inmediatamente después de que se haya cocinado en ellos y, por lo menos, una vez o dos por año de una manera profunda.

A diferencia de las barbacoas que usan carbón, las de gas generalmente se ensucian menos y son más fáciles de limpiar. Igualmente, esto no significa que debas descuidarlas, ya que si se oxidan pueden llegar a dejar de funcionar de manera correcta.

¿Qué se necesita para limpiar una barbacoa de gas?

Antes de explicarte cómo limpiar una barbacoa de gas paso a paso, necesitamos tener a mano una serie de herramientas que usarás al momento de limpiarla, así que aquí te dejamos la lista de materiales:

  • Guantes antitérmicos por seguridad
  • Cepillo de parrillas, o un cepillo metálico
  • Una esponja
  • Agua con jabón
  • Papel de cocina
  • Un paño
  • Aceite vegetal, preferiblemente en aerosol
  • Opcionalmente, puedes utilizar productos para limpiar vidrio o para limpiar acero
  • Desengrasantes

En el caso del agua, se recomienda que esté a una temperatura tibia para que surta mejor efecto al momento de arrancar la grasa de la superficie de la barbacoa.

>  ¿Cómo apagar una barbacoa?

Una vez hayas conseguido todos estos materiales, es momento que conozcas cómo limpiar una barbacoa de gas.

Paso a paso para saber cómo limpiar una barbacoa de gas

Ahora sí, ya que tenemos los materiales y sabemos la importancia de hacerle un buen mantenimiento a nuestros útiles de cocina, es momento de que aprendamos el paso a paso de cómo limpiar una barbacoa de gas para ponerlo en práctica la próxima vez que hagamos una parrillada.

  1. Una vez hayas terminado de cocinar, deja la barbacoa encendida por unos 20 minutos más con la tapa puesta. La intención es derretir los restos de grasa y alimentos que hayan quedado pegados de la barbacoa para poder retirarlos con facilidad.
  2. Apaga la barbacoa y déjala reposar hasta que se enfríe. Recuerda desconectar el gas y los quemadores para evitar accidentes.
  3. Ha llegado el momento de limpiar una vez esté completamente fría. Empieza por retirar con papel de cocina los restos de alimentos más visibles y secar la grasa. Posteriormente, con el cepillo de parrillera o con una esponja metálica y fuerte, frota fuertemente para retirar los restos que estén más incrustados y sean más difíciles de sacar.
  4. Con un poco de agua tibia y jabón, ayudándote con una esponja, vas a lavar al completo la barbacoa, especialmente las zonas donde haya mayor acumulación de grasa. Puedes utilizar en este punto también un desengrasante, pero es importante siempre diluirlo en agua y no aplicar directamente sobre la parrillera.
  5. Pasaremos ahora a los quemadores empleando el mismo método. Con mucho cuidado, limpia atentamente los agujeros de los quemadores.
  6. Antes de terminar, limpia el exterior de la barbacoa con una esponja suave y agua jabonosa. Seca muy bien antes de armar y guardar la barbacoa para evitar que se oxide.
  7. No olvides limpiar también el suelo donde has puesto la barbacoa. Casi siempre las zonas cercanas a donde cocinamos suelen ser propensas a derrames y manchas, así que, por higiene, es mejor mantener los espacios lo más limpios posible.
>  Tipos de barbacoas

¡Y listo! Así de fácil. Ahora ya sabes cómo limpiar una barbacoa de gas. Realmente el proceso no es tan diferente a cómo limpiar una barbacoa tradicional. Debes tener los mismos cuidados para no quemarte y puedes utilizar inclusive los mismos productos, con la diferencia de que no encontrarás manchas de carbón en tu barbacoa de gas.

Este proceso, como ya te hemos indicado, es recomendable hacerlo cada vez que le des uso a tu barbacoa. Sin embargo, si requieres de un mantenimiento más profundo, puedes hacerlo anualmente y buscar a un profesional que pueda hacerlo si es que no te atreves, sobre todo en caso de que te toque hacerle un recambio a tu barbacoa.

¿Tienes algún truco para limpiar las barbacoas que quieras contarnos? Nos encantaría aprender de tu experiencia, ¡esperamos tus comentarios!