portada-gastronorm-para-hosteleria

Blog > Gastronorm para hostelería: guía completa.

Gastronorm para hostelería: guía completa.

Si tienes en mente adquirir productos Gastronorm para hostelería, es importante saber cuáles son las características y beneficios de los distintos modelos disponibles, para poder aplicarlos como es debido y conseguir mejorar la producción hostelera.

Por ello, te facilitamos esta guía completa, donde te explicamos cuáles son los aspectos que debes tener en cuenta para comprar cubetas y recipientes Grastronorm para hosterlería y, cómo podrás almacenar alimentos con dichos utensilios de forma más segura.

Características de los utensilios Gastronorm para hostelería

Los utensilios Gastronorm se caracterizan por estar fabricados bajo las medidas estándares para su uso en hostelería y cocinas industriales. Esto hace que las cubetas y recipientes fabricados bajo estos parámetros puedan adaptarse fácilmente a todo tipo de equipamientos, garantizando la seguridad y el máximo rendimiento en su utilización.

El tamaño básico de una bandeja Gastronorm para hostelería es de 1/1, el cual se fracciona en dos partes y, a su vez, esas dos partes se vuelven a fraccionar por la mitad. Es como si dividieras una hoja tamaña A3 en dos partes para obtener dos hojas de A4 y así sucesivamente.

En el siguiente gráfico podrás apreciar las medidas de Gastronorm junto con sus respectivos milímetros para que puedas tener una idea de cómo se procede a la fabricación de las cubetas siguiendo la normativa europea vigente:

gastronorm-medidas

Ventajas de las medidas Gastronorm

En el artículo de nuestro blog, donde explicamos qué es una Gastronorm, hemos mencionado que una de las principales ventajas que proporcionan estas medidas estándar, es que facilita la producción en la cocina. Y, además, permite a los fabricantes crear equipos donde puedan acoplarse estas bandejas y recipientes, sin importar el fabricante o dónde se elaboren.

Y es aquí donde añadimos que, además de beneficiar a la producción, fabricación e higiene, también te permitirá evitar acumular bandejas y recipientes que ya no te sirven o no son compatibles con tu mobiliario. Gastronorm para hostelería es apto para todo tipo de aparatos, ya sea para añadirlos a un horno, un congelador o un carro.

Usos del Gastronorm para hostelería

gastronorm-para-hosteleria

Generalmente, se piensa que el Gastronorm para hostelería sirve exclusivamente para almacenar los alimentos. Sin embargo, dependiendo del material y accesorios que tenga la cubeta, puede ser usado para la cocción, el transporte y la presentación en bufets. A continuación, nos detendremos a explicar cada uno de ellos.

Cocción de alimentos

Las cubetas gastronorm para la cocción de alimentos están fabricadas, en su mayoría, con acero inoxidable para soportar toda clase de temperaturas. De esta forma, pueden ser útiles como bandejas del horno o para hacer de contendores de bocadillos en neveras sin tener que hacer el trasvase de alimentos. Tan sólo basta con colocar una tapa para evitar la pérdida del calor.

De hecho, la gastronorm para hostelería suele utilizar cubetas perforadas para la cocción al vapor, que a su vez que sirven como colador. También están los antiadherentes que cumplen una función similar a las sartenes, por lo cual son muy útiles para freír huevos y ahorrar en el uso de aceites.

Además, se pueden incluir las rejillas gastronorm para hornos en el caso de que necesites asar pollo o cualquier otro tipo de carne.  Y, por último, se encuentran las bandejas específicas para fritos, en donde podrás cocinar patatas congeladas y conseguir un bocadillo más crujiente y saludable.

Almacenamiento y transporte

Otros utensilios gastronorm para hostelería son los envases de plástico u otros materiales que poseen propiedades herméticas para proteger los alimentos contra agentes externos contaminantes y perjudiciales para la salud.

Es aquí donde podemos distinguir dos tipos de cubetas gastronorm de hostelería: las cubetas de policarbonato y las de polipropileno. Las primeras se pueden usar tanto en el refrigerador como en el microondas, siendo ideales para el transporte de comidas calientes. Y, el segundo, sirve para el almacenamiento y transporte exclusivo de platos fríos o a temperatura ambiente.

Tanto las rejillas de la nevera, como los carros de transporte, deben estar preparados para soportar las dimensiones gastronorm. De esa forma, podrás disponer de ellos en cualquier momento y sin necesidad de acumular bandejas de diferentes formas en tu depósito.

Presentación en catering y bufets

Por último, encontramos las bandejas gastronorm para hostelería que pueden servir para su presentación en vitrinas expositoras de los bufets o servicios de catering. En este caso, lo recomendable es optar por bandejas hechas con melamina, bambú o acero inoxidable para combinar con la estética del establecimiento.

Y al igual que existen bandejas gastronorm en hostelería, también puedes incluir en la vitrina o mesa de presentación una bandeja portacubiertos que también cuenten con las medidas gastronorm. De esta forma, puedes proceder a su traslado mediante un carrito de transporte de la forma más rápida y fácil.

Cómo almacenar los alimentos de forma segura

gastronorm-de-hosteleria

Si has decidido invertir en cubetas, utensilios y equipos con medidas Gastronorm para negocio de hostelería, es importante saber cómo aprovechar los beneficios que otorgan las medidas estándar para un correcto almacenamiento de alimentos.

Es por ello que, además de escoger los contenedores adecuados, también debes aprender los diferentes métodos de almacenaje existentes para saber elegir el que mejor se ajusta a tus necesidades.

Uno de estos métodos es la rotación de existencias, donde el personal utiliza primero los alimentos que caducan antes, para evitar que se acumulen en el fondo y terminen por descomponerse.

Otro método de almacenamiento es el etiquetado, con él facilitas información al cliente y al personal. Esto es muy importante ya que de esta manera se puede controlar mejor  la gestión del inventario y los distintos productos del negocio.

Otro factor a tener en cuenta es la temperatura de almacenaje. Lo ideal es que tus alimentos se conserven por debajo de los 5°C o, en el caso de los congelados, se mantengan a unos -18°C. De esta manera, se puede evitar la aparición de bacterias o microorganismos perjudiciales para la salud.

Esperamos que esta guía te haya sido de ayuda y logres conseguir una mayor eficiencia en tu cocina o establecimiento. Si necesitas más información sobre Gastronorm y sus distintas utilidades y beneficios, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Estaremos encantados de resolver sus dudas.